AMIANTO Y ASBESTOS -Parte 1.

Jun 29, 2021 Nuestro blog

UN MATERIAL TAN ANTIGÜO COMO PELIGROSO.

El asbesto es un mineral producido de manera natural en todos los continentes del mundo. Debido a sus características técnicas se conoce y se ha usado desde hace muchos siglos, no se trata por tanto de ningún tipo de descubrimiento realizado en el siglo XIX o siglo XX, aunque es a principios y mediados del siglo pasado cuando más auge tienen los asbestos debido precisamente a sus espectaculares características. Este material se empezó a utilizar con aplicaciones industriales a comienzos del siglo pasado, si bien el auge tuvo lugar entre los años 50 y los años 90, a pesar de que  la Organización Mundial de la Salud clasificó el amianto como elemento cancerígeno en 1977, aunque desde mucho antes se sabía de su toxicidad.

En cuanto a su historia, las primeras fibras de asbestos se datan en la Edad de Piedra, hace ya unos 750.000 años. Se cree que alrededor del año 4000 a. C., las fibras de asbesto se usaban para mechas en lámparas y velas.

Entre 2000 y 3000 a. C., los cuerpos embalsamados de faraones egipcios fueron envueltos en tela de asbestos para protegerlos del deterioro. En Finlandia, las macetas de arcilla que datan de 2500 a.C. contenían fibras de asbesto, que se creía que fortalecía la maceta y le aportaban mayor resistencia al fuego.

Alrededor del 456 a. C.Heródoto, el historiador griego, se refirió al uso de las mortajas ( Una vestidura o sábana en que se envuelve un cadáver para enterrarlo) de asbesto envueltas alrededor de los muertos antes de arrojar sus cuerpos sobre la pira funeraria, con el fin de evitar que sus cenizas se mezclen con las del propio fuego.

El propio origen de la palabra «amianto» , tiene origen de la palabra latina «amiantus» que significa «contaminado o no contaminado». Esta definición se debe a que los antiguos romanos empleaban las fibras de asbesto combinándolas con manteles y servilletas, de modo, que cuando estos paños se arrojaban al fuego, salían milagrosamente ilesos y además más blancos que cuando entraron.

Mientras que los griegos y los romanos explotaban las características únicas del asbesto, también documentaron sus efectos nocivos en aquellos que extraían el material de las antiguas canteras de piedra.

Ya el geógrafo griego Strabo notó cierta «enfermedad de los pulmones» en esclavos que tejían asbesto en telas. También el historiador romano, Cayo Plinio Segundo, conocido como Plinio el Viejo, se podría decir que es el primero en la historia en escribir sobre cierta enfermedad que provenía de este mineral.

La historia escrita del asbesto o amianto, comienza con Teofastro, un discípulo de Aristóteles, que lo describió en su obra clásica, De las piedras, escrita hacia el año 300 A.C. Posteriormente, en el siglo I, el geógrafo Estrabón localizó, en la isla griega llamada Eubea, el primer yacimiento de asbesto, que se explotaba para fabricar prendas ignífugas.

Otras fuentes antiguas, lo reflejan igualmente:

“Echad a suertes sobre cuál hilará el oro, el jacinto, el amianto, la seda… (X.2 «El velo del templo» – Evangelios Apócrifos).

Dioscórides, medico griego, contemporáneo de Estrabón, mencionaba, en su obra De Materia Médica, los primeros lienzos y los primeros pañuelos reciclables de la Historia, los cuales se entregaban a los espectadores del teatro, ya que, al ser de amianto, se limpiaban y blanqueaban mediante fuego, para su reutilización en otra función. También mencionaba a otra cantera de asbesto, situada en Chipre. Este autor es quien bautiza al mineral flexible, con el nombre de amianto.

-. Historia más reciente del Amianto o Asbestos, desde la Edad Media hasta el siglo XX (1 d.C. – 1900 d.C.)

Alrededor del 755, el rey Carlomagno de Francia se dice que poseía mantel compuesto de amianto para evitar que se quemara durante los incendios que ocurrían con frecuencia durante las celebraciones. Al igual que los antiguos griegos, también envolvieron los cuerpos de los generales muertos en mortajas de asbesto.

A finales del primer milenio, tanto las telas de cremación, las esteras como las mechas para las lámparas del templo se fabricaron entre dos tipos de amianto: el crisotilo y la tremolita.

En 1095, en la Primera Cruzada, los caballeros franceses, alemanes e italianos emplearon una catapulta llamada Trebuchet, con la cual arrojaban bolsas de amianto y alquitrán en llamas sobre las paredes de la ciudad durante sus asedios.

En 1280, Marco Polo escribió sobre cierta ropa diseñada por los mongoles por una «tela que no se quemaba». Curiosamente, Polo visitó una mina de asbesto en China para poder refutar el mito de que el asbesto provenía del cabello de un lagarto lanudo o salamandra, lógicamente es sólo un mito surgido del desconocimiento en ese momento de este material.

Durante el reinado de Pedro el Grande, el zar de Rusia entre 1682 y 1725, se comenzó a extraer el crisotilo.

Benjamin Franklin trajo a Inglaterra una bolsa hecha de amianto, una bolsa que ahora forma parte de la colección del Museo de Historia Natural de Londres.

A principios del 1700, en Italia fue descubierto el papel hecho de asbestos. Para el siglo XIX, el gobierno italiano estaba utilizando fibras de asbesto en sus billetes.

A mediados de la década de 1850, la Brigada de Bomberos de París llevaba chaquetas y cascos hechos de asbesto.

Pero no se empleó de manera masiva hasta finales del 1800, con el efecto de la Primera Revolución Industrial, ayudando a mantener un crecimiento fuerte y constante en la industria. Esto se debió a que sus capacidades físicas eran perfectas para la maquinaria de la época, ya que se empleó como aislante de turbinas, calderas, hornos, e incluso generadores eléctricos.

Como vemos se trata de un material conocido por la humanidad desde sus inicios, ampliamente utilizado por sus características técnicas que le conferían la propiedad de material indestructible, pero que encerraba unos riesgos a la par de sus características.

Una vez realizado este breve viaje por la historia de los Asbestos, y el Amianto, pasemos a conocer un poco mejor a este excelente a la par que infame material.

-. Pero, ¿Qué son los Asbestos y el Amianto?.

En la práctica como la diferencia entre asbesto y amianto es muy pequeña desde el punto de vista de sus propiedades y peligros que entrañan, podemos tratar tanto al asbesto como al amianto como términos sinónimos.

El Amianto como ya hemos dicho anteriormente, es un término que procede de la expresión griega “amiantos” que significa sin mancha. Posiblemente por su color blanco, que fue el primero con el que tanto griegos como luego los romanos conocían a este mineral.

La composición es muy similar a la del asbesto aunque como ya hemos comentado sus fibras no son tan puntiagudas. Lo que permite su uso en la elaboración de tejidos ignífugos que fue una de las primeras utilidades que se le dio a este mineral.

En cambio el término asbesto, tiene el significado de “no se puede apagar” o inextinguible. Se puede ver que la utilidad es la misma, aunque la mayor dureza de sus fibras lo hacen menos indicado en la elaboración de prendas textil.

Por tanto podríamos decir de forma somera que la principal diferencia es que las fibras de los asbestos tienen una mayor dureza y rigidez, pero ambos tienen el mismo peligro sobre la salud humana.

-. ¿Qué Características tienen el  Amianto o Asbesto?

Aunque lo nombramos como asbesto, en realidad este nombre recoge a un conjunto de minerales, de entre los cuales 6 tienen un conocido uso en la práctica tanto constructiva como industrial. En la práctica estos minerales de asbesto son silicatos de hierro, sodio, magnesio o calcio, que se encuentran en la naturaleza en forma cristalina formando fibras con las siguientes características:

  • Fibras de una longitud de aproximadamente 5 micras y diámetro de 3
  • Punto de fusión superior a los 1000 ºC, lo que hace del asbesto o amianto un excelente aislante térmico.
  • Alta resistencia a la acción de álcalis y ácidos
  • Elevada flexibilidad de las fibras que forma
  • El Asbesto o Amianto es insolubles e incombustibles
  • Tienen una elevada resistencia eléctrica
  • Las fibras de asbesto son muy resistentes a casi cualquier desgaste lo que hace que se las considere como indestructibles.
  • Tienen una elevada biopersistencia, es decir una vez inhaladas pueden permanecer mucho tiempo en el pulmón, generando daños.

-. ¿Cuáles son las desventajas del Asbesto y Amianto.?

Como hemos resumido anteriormente las propiedades técnicas y mecánicas del amianto lo hacen un material casi ideal, pero y sus desventajas, ¿cuáles son.?

Se trata de un mineral altamente tóxico, no tanto por su composición química. Sino por el efecto que sus fibras y polvo de amianto o asbesto tienen sobre el pulmón. Como agentes desencadenantes de un proceso inflamatorio conocido como Asbestosis.

La patogenicidad y efectos de la asbestosis consisten en que una vez inhaladas las fibras o el polvo de Asbesto, el sistema de defensa del pulmón trata de expulsarlas al exterior. Este intento de limpieza el pulmón lo intenta hacer mediante alguno de los siguientes mecanismos:

Eliminación de macrófagos previamente cargados de polvo de amianto. Mediante la acción de los cilios respiratorios del árbol bronquial.

Interacción con células epiteliales del alvéolo pulmonar.

Mediante la fagocitosis por parte de macrófagos intersticiales.

Mediante el secuestro de las fibras de asbesto en el área intersticial y su posterior transporte hacia los ganglios linfáticos.

Este proceso de eliminación del polvo de amianto provoca que en un principio aparezca una inflamación alveolar o Alveolitis. A partir de esta inflamación se liberan al torrente sanguíneo una serie de quimicotácticos que atraen a la zona a neutrófilos y mayor número de macrófagos así como factores del crecimiento de fibroblastos epiteliales.

Todas estas células acaban con el tiempo accediendo al espacio entre alvéolos o espacio intersticial. Lo que provoca uno de los síntomas más claros de Asbestosis Pulmonar, que es la Fibrosis Intersticial.

Por otra parte, las fibras y el polvo del asbesto o amianto provocan también que las dos pleuras alrededor del pulmón se engruesen. A estos engrosamientos pleurales se les denomina en la nomenclatura médica como placas pleurales.

En definitiva provoca una serie de defensas del cuerpo por expulsar o aislar estos agentes externos, que finalmente terminan por desencadenar en enfermedades crónicas o mortales en muchos de los casos, hablando siempre en exposiciones prolongadas.

-. ¿Qué pasa si he respirado Amianto alguna vez.?

Generalmente para que una sola inhalación de amianto o asbesto pueda llegar a suponer un problema respiratorio, se debería inhalar una dosis muy elevada de este tipo de fibra de amianto. Algo que en condiciones naturales no es lo habitual.

Son varios los factores considerados como de riesgo a la hora de contraer una Asbestosis. Y que conviene tener en cuenta para prevenir los efectos que sobre la salud tendrá la Asbestosis:

  • El primero es el tiempo de contacto o exposición al efecto del asbesto. Así a medida que estemos un mayor tiempo en contacto con la fuente de asbesto. Más grave será el cuadro de asbestosis que manifestemos. Por lo tanto si respiras amianto una vez al día, entras dentro del grupo de personas con alto riesgo de desarrollar una asbestosis.
  • Como en toda intoxicación un factor de riesgo determinante es la dosis total ingerida o inhalada de asbesto. Así a mayor dosis mayor gravedad de la enfermedad.
  • Tamaño, tipo, forma y composición de las fibras de asbesto. Debemos pensar que no todas las fibras de asbesto son iguales, las hay más cortas o más largas, con extremos más en punta o no etc.. Cada tipo pues de fibra nos dará una gravedad diferente de asbestosis.
  • Tipo de fuente de exposición. Ya que no es lo mismo estar próximos a una mina con millones de partículas de asbesto en suspensión. Que por ejemplo la fuente sea una lámina de uralita, que salvo caso de rotura apenas provoca la liberación de fibras de amianto al aire.
  • Otro factor muy importante, que incrementa el riesgo de padecer una asbestosis son los factores propios del individuo. Así si por ejemplo un paciente fuma o es asmático la probabilidad de desarrollar un caso grave de asbestosis es mucho mayor.
  • Por último cabe destacar los factores genéticos, ya que en pacientes con una variación genética en el gen BAP 1, la gravedad de la enfermedad es mayor.

Como dato tranquilizador te podemos decir que no ocurre absolutamente nada, por un pequeño contacto. Piense que incluso en las grandes liberaciones accidentales de amianto, las personas afectadas no desarrollaron la enfermedad.

Por ejemplo en los atentados del 11M contra las torres gemelas del World Trade Center.  En este caso si que hubo síntomas por ejemplo de Neumoconiosis por inhalación masiva puntual de polvo, pero no graves repercusiones a posteriori o a largo tiempo. Por tanto como casi en todos los compuestos influyen dos causas principales, la Dosis respirada y el tiempo de exposición.

-. Relación entre Asbesto o Amianto y cáncer de pulmón.

La exposición crónica o prolongada a un mineral natural como el asbesto. Ya sea trabajando en minería o bien manipulando algunos de los materiales que incorporan asbesto en su formulación. Como el cemento asbesto, las tuberías y materiales de la industria naval, manipulación de tubería o placas de fibrocemento con fibras de amianto, aislantes con fibras de amianto o asbestos, etc. Conllevan un mayor riesgo de padecer una asbestosis pulmonar y posteriormente un cáncer de pulmón.

En principio la patología más común ligada a la exposición al asbesto es la asbestosis. Una inflamación del parénquima pulmonar ligado a que el asbesto induce una fibrosis pulmonar difusa. Junto con esta fibrosis el asbesto induce también otras patologías no cancerosas como son: el derrame pleural benigno, las placas pleurales benignas e incluso las atelectasia redonda.

Más adelante a medida que la enfermedad avanza, esta fibrosis e inflamación pulmonar (asbestosis), puede convertirse en un cáncer de pulmón. Una patología de mucha mayor gravedad y con tendencia a metástasis. Generando así cáncer de piel, de colon, de estómago, páncreas y ovario.

En otras ocasiones el cáncer que se origina por la inhalación de asbesto, se focaliza en la pleura pulmonar. Generando lo que se conoce como Mesotelioma.

Por tanto tal y como hemos explicado se tratan de materiales clasificados como muy peligrosos.

Se estima que el Amianto seguirá matando a un importante número de personas cada año en España, hasta al menos el año 2040. Ya que si la prohibición del uso y producción de asbesto se hizo efectiva en el año 2002. Debido al largo periodo de latencia el número de casos seguirá incrementándose hasta dicho año.

Aunque para poder hablar de desaparición de la enfermedad, se deberían eliminar todas las placas y estructuras arquitectónicas que contienen amianto. Así como tener un control más efectivo sobre los distintos vertederos incontrolados donde se vierten de manera ilegal, restos de materiales de obra: techos, paredes, tubos, cañerías etc, hechos con amianto o asbesto.

Se estima a día de hoy que todavía en nuestro país, hay más de 2,5 millones de toneladas de residuos de amianto. Debido  a la disparidad de cifras, de mortalidad ligada al amianto en España. Nos centraremos por ejemplo en las ofrecidas por el Instituto Carlos III, que cifra en un total de 1319 las muertes por amianto entre 2016 y 2020. Algo que posiblemente aún diste de la realidad, ya que los sindicatos del sector minero y otros hablan de más de 200.000 trabajadores afectados por patologías asociadas al asbesto o amianto.

Lo que ninguna estadística recoge son los cánceres fruto de una metástasis inicial a partir de un cáncer de pulmón por ejemplo, debido directamente a la inhalación de amianto. Entre dichos cánceres “secundarios” tenemos por ejemplo el cáncer de piel no melanoma, el cáncer de hígado, el cáncer de ovario, faringe, estómago etc..

También existe un alto número de cánceres que no se han podido demostrar ni descartar que uno de sus orígenes pudieran estar en la inhalación de polvo o fibras de asbestos o Amianto.

 

                El asbesto más utilizado en la industria es el crisotilo (95% de la producción), seguido de crocidolita y amosita.

Aunque todas las clases de asbesto se consideran peligrosas, los distintos tipos de fibras de asbesto pueden estar asociados con distintos riesgos para la salud. Por ejemplo, los resultados de varios estudios sugieren que el asbesto anfibólico puede ser más peligroso que el crisótilo, especialmente en relación con el riesgo de mesotelioma, porque suele permanecer en el pulmón por más tiempo. Los miembros de la familia anfibólica son los más peligrosos dado que las fibras son finas como una aguja, algo que permite que se alojen en los tejidos del cuerpo.

-. Una vez  que conocemos un poco más sobre los Asbestos y Amiantos, ¿En qué tipo de industrias se empleaban?

A modo de pequeño resumen presentamos los siguientes tipos:

  • Industria del fibrocemento.

Utiliza el 85% del asbesto importado. La fibra más utilizada es la crisotilo con mezclas de crocidolita. El contenido de cuarzo en el cemento en España es bajo.

  • Industria textil del asbesto.

El riesgo del asbesto está en las siguientes maniobras: sacar el asbesto de los sacos, preparación del material, cardado, hilado, tejido y limpieza, y mantenimiento de las máquinas. El más utilizado es el crisotilo.

  • Construcción.

El asbesto se utiliza en: material aislante, fibrocemento y en reparación de grietas entre ladrillos refractarios de hornos y calderas.

  • Material de fricción.

Pastillas de frenos de disco, discos de embragues y juntas.

  • Otras exposiciones laborales.

Desguace de barcos y trenes, derribo de edificios y en talleres de reparación del automóvil.

  • Exposiciones para-laborales.

Doméstica (limpieza de ropa) y vecindad.

-. Podemos ver que su uso en la industria ha sido considerable, pero ¿ cuando se ha prohibido  su uso en España.?

El Estado español desoyó en 1984 las peticiones de los médicos de prohibir la utilización industrial del amianto, tras detectar los primeros casos en los años 70, con el objetivo de evitar el coste económico y laboral de su supresión, que finalmente se llevó a cabo en 2002.

Así lo reveló este martes el neumólogo Juan Ignacio Camargo Ibarra, durante su declaración como perito en el juicio por la demanda presentada contra Uralita por 47 ciudadanos afectados por amianto de las localidades barcelonesas de Cerdanyola del Vallés y Ripollet, que reclaman indemnizaciones por valor de cinco millones de euros.

En 1984, los médicos apoyamos la prohibición del amianto, pero no se admitió por cuestiones económicas”, explicó Camargo, quien declaró a petición de Uralita, y matizó que la normativa no incluyó la recomendación por los “costes laborales y empresariales” que podrían derivarse de su total prohibición. Como pasa en muchas ocasiones las cuestiones económicas prevalecen sobre las cuestiones sanitarias y de seguridad, a pesar de que todos podemos ser afectados.

El entonces Gobierno de Felipe González estableció una moratoria y se limitó a restringir los niveles de exposición de los trabajadores al amianto a una fibra por centímetro cúbico en la Orden Ministerial de 1984 que aprobó el ‘Reglamento sobre trabajos con riesgo de amianto’.

En 1962, la legislación permitía una exposición de 175 fibras por metro cúbico. En 1982, se estableció la primera normativa sobre el amianto que fijó la exposición máxima en dos fibras por centímetro cúbico y obligó a las empresas a aumentar la seguridad.

En 1993 el nivel se bajó a 0,6 fibras por metro cúbico hasta su prohibición en 2002.

Por tanto a día de hoy, en España no se puede ni producir ni comercializar ni utilizar elementos que contengan Asbestos o Amianto.

¿PERO Y EL QUE QUEDA QUE RETIRAR EXISTENTE EN INNUMERABLES INMUEBLES, MAQUINARIAS, ETC?

¿DONDE ME PUEDO ENCONTRAR CON ASBESTOS Y/O AMIANTO EN MI DIA A DIA O EN MI TRABAJO?

¿COMO DEBO ACTUAR ANTES UN POSIBLE CASO DE PRECENCIA DE ASBESTOS O AMIANTO?

Todas estas preguntas y algunos interrogantes más, trataremos de contestarlos en otra de nuestras publicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *